Me sentía lo peor de este mundo

JessyMi nombre es Jessy Gev soy de Armenia y  llevo ya varios años en España. Desde que llegué mi vida era sólo trabajar, cuidar de mi casa, de mi familia y al día siguiente lo mismo, y así estuve durante varios años… mi vida era completamente rutinaria. Además de eso, estaba enferma, tomaba 18 pastillas diarias, mi vida estaba completamente destruida, me sentía vacía.
Como mujer no me valoraba, cada vez que me veía en el espejo no me veía guapa, no me gustaba arreglarme, me daba igual mi apariencia, porque en mi mente lo único que estaba era el trabajo y el resto de cosas que tenía que hacer.
Además, mi matrimonio estaba destruido, no había comunicación entre nosotros, podíamos estar juntos, sentados en la misma habitación sin dirigirnos la palabra. El hacía sus cosas y yo hacía las mías, estábamos casados pero no éramos un verdadero matrimonio, éramos totalmente indiferentes el uno con el otro, pero eso cambiaba en el momento en que salíamos a la calle.

Él era muy celoso, en la calle, cuando alguien me miraba se enfadaba y un día llegó al punto de decirme que me cubriera el rostro para que nadie me mirase, no me dejaba salir, no podía tener amigas, ni llevar la ropa que yo quería porque a él no le gustaba. Me sentía como un pajarito enjaulado.

Me sentía lo peor de este mundo, no conseguía ser feliz, hasta que llegué a Familia Unida y conocí el Proyecto Rahab, desde ese día mi vida cambió por completo. Comprendí que yo tengo valor y comencé a poner en práctica las enseñanzas y poco a poco fui saliendo de la jaula y hoy no existe nada de lo que antes hubo, la tristeza se transformó en alegría, mi día a día es diferente tengo muchas cosas por hacer y me da tiempo para todo, puedo estar cansada físicamente pero mi interior está vivo, mi matrimonio es diferente.
Yo aprendí a valorarme y mi esposo también, ya no es celoso, cambió su forma de ser. Cuida de mi pero de otra forma, hoy tengo vida social, amigas, me gusta arreglarme y verme linda, tengo amigas, y mi marido confía en mi.

Añadir a favoritos el permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *